Vino maestro, contraste de temperaturas y mucha conversación

Corchos de Chinchilla

Un jueves más en nuestro pequeño almacén, en nuestra casa de comandas, vinos y degustaciones. En esta ocasión, nos visita Alberto, representante de Bodega Doña Felisa (Chinchilla) de Ronda.

  1. Copas
  2. Botellas
  3. Maridajes
  4. Huéspedes

Todo listo. Comenzamos.

Los primeros huéspedes se arremolinan en pequeños grupos: unos en barril y otros alrededor de las altas barras de la pared, todos comienzan a ojear el pequeño libro de notas de cata que hay sobre las tablas.

Jefe de ceremonias, El Indiano -como siempre, nos presenta al guía de la cata, un dicharachero joven de ojos claros que se expone completamente a los catadores.

Ronda, Andalucía, tierra de toros, goyescas, Tajo, Mina del Rey Moro. Ronda de bandoleros, Ronda romántica, ciudad que esconde entre sus calles el cantar flamenco del XIX y el retumbar de trabucos al alba. Ruinas romanas, máscaras de teatro, recuerdos de toga y filosofía.

Comenzamos el espectáculo en blanco, en rubio pálido de sol, sol de mediodía frente a la Iglesia del Espíritu Santo.

Cloe. Chardonnay. Bodega Doña Felisa.

Cloe. Ceres Cloe, atributo de la diosa de la agricultura que matiza el verdor, los brotes nuevos en la naturaleza. Adecuada denominación para un vino tan fresco, tan en conjunción con la naturaleza. Chardonnay. 7.500 botellas, etiquetadas una a una, a mano. Denominado: champán sin burbujas.

El guía pide que se cate doble en nariz: primero en parado, notas de champán (un champán cítrico, que deja un toque ácido al final), segundo tropicales. Notas a baúl de la abuela Felisa, clásico y fresco. Vintage.
Amarillo pálido. Explosión tropical. El Indiano adapta al buqué del Chardonnay un maridaje de contraste, Paté al Oporto. Un matiz ácido que choca con la cremosidad del paté y que ayuda a que ambos bajen a un mismo ritmo.

Primer asentamiento, barril a barril, el guía rondeño cuenta las buenas nuevas del vino, las más enrevesadas notas de cata a los expertos y busca nuevos sabores y olores escondidos entre nuestros huéspedes.

Los expertos catadores preguntan sobre la historia del vino en Málaga: rememorando siglo atrás,  Ronda ya era productora de vinos en el siglo I a.C. y este hecho es demostrable gracias a los restos arqueológicos de Acinipo, emplazamiento romano del que se han extraído monedas de la época. Si bien conocen ustedes algo de historia, sabrán que solo las grandes urbes o las de mayor relevancia eran dispuestas para la creación de moneda propia, en el caso de la Ronda romana, su moneda llevaba en el envés un racimo de uvas Tempranillo. 

Sie

Seis + Seis. Seis meses en barrica y seis meses en botella (como mínimo). Un  vino evolutivo. Mineral, como la bajada al Rey Moro o como la brisa fresca del puerto pesquero. De un color rojo picota, como las cultivadas en la Sierra de las Nieves. Intenso y aframbuesado.

Maridaje armónico por parte del Indiano, con un fuet con nueces o con queso, un embutido salino que ayuda al desarrollo en el paladar del propio vino. Recomendado con espetos, carnes a la brasa con punto de sal gorda, un buen plato de carbonara.

Un segundo pase para preguntas, degustación del maravilloso fuet con queso, para dejar que el vino suba a la mente de los inexpertos… Unos minutos de enriquecimiento social y, para los más aventajados, cultural.

¿Qué significa Encaste? Buscando una nueva variedad, mezclando razas, mezclando tipos de uvas para llegar a encontrar la perfecta combinación.

Encaste

La memoria olfativa es la que juega un papel fundamental en la cata del vino. Especiados, regaliz, tostados, madera, cacao, cedro…e incluso tinta de calamar para los muy olfativos. Maridado con lo que todos llevan mucho esperando: jamón y queso. Aquellos aficionados a las catas esperan con ansias que el Indiano  explique su procedencia y el por qué de su elección.

 Las notas del vino se transforman en risas y preguntas inesperadas, el guía encantado: todo esto significa interés y buena acogida de los caldos rondeños que representa.

¿Una botella sin etiqueta? Sí, tenemos el placer y el honor de ser los primeros en probar este vino, los primerísimos que nos llevamos a la boca dicho caldo. Queda aún un mes para que pise el mercado, y el Indiano ha movido hilos para que sus catadores habituales puedan probarlo.

Bodega Doña Felisa

Los huéspedes claman la sorpresa: es uva, pura, intensa, recuperación de la esencia de los vinos de nuestra tierra, algo perdido en el tiempo que Bodega Doña Felisa ha recuperado

Es un vino maestro, una elaboración que solo los expertos bodegueros realizan y de la que se perdió costumbre hace mucho. Se realiza con mosto lágrima, las primeras gotas de las uvas, las de mayor de calidad. Es tradición, primicia, moscatel, Málaga en esencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s